Suscríbete para recibir en tu bandeja de entrada algunos tips, consejos, mis últimas experiencias y más.

 



Blog

Home  /  Estilo de Vida   /  Día trampa, hagamos que valga la pena

Día trampa, hagamos que valga la pena

Cuando inicié este proceso de cambio de (malos) hábitos y con el firme propósito de buscar un estilo de vida y belleza saludable, creí (al igual que en otras ocasiones) que me debía someter a un régimen o dieta súper rigurosa… para mi sorpresa, y de la mano de mi asesor en alimentación (del cual les hablé en este post), no fue así. Otra de las invitaciones que me hizo, recorriendo este camino, fue conocer los alimentos que consumía de forma regular y la razón de ser de cada uno, así como sus ventajas y desventajas para mi salud y cuerpo.

Sin embargo, lo que más impacto me causó y de lo cual nunca me habían hablado en otros procesos de cambio que había iniciado en mi vida, y además con resultados a corto plazo, era el día trampa (o también conocido como el cheat meal). Este término hace referencia a que, en una comida, o a lo largo de un día de la semana (esto depende del proceso que se esté llevando), tengo la oportunidad de comer lo que quiera; no debo preocuparme por las calorías y los alimentos que estoy ingiriendo o a tener ese amargo sentimiento de que voy a borrar todo lo logrado. Simplemente puedo consumir lo que me fascina, por lo que siento mayor debilidad y, por supuesto, que no haga parte de la interminable lista de platos de la línea saludable.

Iniciando este proceso mi error, o miedo más grande, fue no creer que me merecía una comida o un día así durante la semana. Aunque después de una completa explicación no solo entendí que me lo merecía, sino que estos espacios le dan motivación a mi cuerpo y mente para seguir con una sana alimentación, aumentan mi ánimo y energía; y que mi organismo recibe un respiro, se resetea y aprende a sobrellevar un incremento calórico.

Hoy me cuido y me fijo en los alimentos que consumo durante toda la semana; tomo suficiente agua y hago ejercicio mínimo tres veces durante el transcurso de esta. Mi objetivo: de forma inteligente hago realidad este momento y como todo en la vida con el debido balance. El tener un día trampa a la semana no significa comer de manera descontrolada, perder la noción de las porciones y mucho menos hacer trampa el resto de los días.

Hablando de esos días trampa, les comparto esta receta que desde pequeña me encanta preparar, y que para colmo de males es una de mis grandes debilidades… así que merece todo mi esfuerzo y empeño… hace que todo lo que hago en la semana valga la pena.

Antes de iniciar una dieta o plan de alimentación consulta a un experto y algunas de las fotos de este post fueron tomadas de la red.

POST A COMMENT